colesterol

El colesterol es un tipo de lípido, necesario para nuestro organismo, se ocupa de tareas tan importantes como la producción de hormonas, de vitamina D y de los ácidos biliares que ayudan a digerir la grasa, si bien, las cantidades necesarias para satisfacer estas necesidades, son mínimas.

El órgano encargado de producirlo y eliminarlo es el hígado.

Colesterol bueno y malo

Cuando nos referimos a colesterol, no siempre es en términos negativos, ya que como antes se ha descrito, tiene un papel fundamental en el funcionamiento correcto de nuestro organismo, por eso, debemos diferenciar entre dos tipos, el malo y el bueno.

El colesterol está directamente relacionado con dietas elevadas en grasas saturadas. Debemos procurar mantener los niveles generales por debajo de los 200 mg/dl.

Al superar estos niveles, es considerado un factor de riesgo directo de riesgo cardiovascular que incrementa notablemente la posibilidad de enfermedades cardiacas.

Colesterol malo o LDL

Se trata de la lipoproteína de baja densidad (LDL) que es la causante de la acumuación del colesterol y la obstrucción de las arterias, pudiendo producir arterioesclerosis al formar placa en las mismas, junto con la acumulación de otras sustancias.

Cuando esta placa se acumulan en las arterias del corazón, hace que ésta se endurezcan y se estrechen, por lo que bloquea o dificulta el flujo de sangre al corazón, impidiendo el correcto transporte de óxigeno al mismo. Esto puede dar lugar a angina de pecho o incluso un ataque al corazón.

Lo recomendable es tener un nivel de colesterol malo (LDL) inferior a 130 mg/dl.

Colesterol bueno o HDL

Es la lipoproteína de alta densidad (HDL) y es la encargada de eliminar el colesterol malo de la sangre y así evitar que se acumule en las arterias.

Se deben mantener unos niveles adecuados para que pueda realizar su cometido. Si los niveles del mismo están por debajo de 40 mg/dl no son suficientes para un buen funcionamiento, por lo que recomienda que siempre se sitúe por encima de esta cantidad, incluso mejor si supera los 60mg/dl.

Factores relacionados con el colesterol alto

  • Dieta inadecuada: llevar una alimentación alta en grasas, en particular las grasas saturadas que suelen encontrarse en productos de origen animal, como la carne, la leche entera, la mantequilla, el huevo, etc. Por ello, en el caso de que optemos por el consumo de carne, debemos elegir partes magras y si es posible carnes blancas (aves, conejo). Por otro lado, las grasas trans tienen su origen en la hidrogenación de las grasas no saturadas y debemos limitarlas o incluso eliminarlas de nuestra dieta. Este tipo de grasa se encuentra en la mayoría de comidas rápidas fritas o asadas, bollería industrial y algunas margarinas.
  • Sobrepeso: tiende estar relacionado con un alto nivel de LDL, con la disminución de HDL y con el aumento de nivel de colesterol total.
  • Falta de ejercicio físico: el sedentarismo y la falta de de actividad física puede llevar al sobrepeso y a la obesidad, lo cual puede ser causa del aumento de LDL.
  • Fumar: este mal hábito produce una reducción del HDL, si lo reduce demasiado, no podrá realizar su cometido de eliminación del LDL, por lo que indirectamente produciría un aumento de este último.
  • Edad y género: a medida que envejecemos, nuestros niveles de colesterol aumentan. En el caso de las mujeres, antes de la menopausia, suelen tener los niveles generales más bajos que los hombres de la misma edad. Si bien, tras la menopausia, los niveles de LDL tienden a subir.
  • Historial genético: los genes determinan en parte la cantidad de colesterol que produce el organismo, por ejemplo la hipercolesterolemia familiar es una forma hereditaria de colesterol alto en la sangre.
  • Medicamentos: ciertos medicamentos, incluidos los esteroides, algunos medicamentos para la presión arterial y los medicinas para el VIH/SIDA, pueden elevar el nivel de LDL.
  • Otras afecciones médicas: Las enfermedades como la enfermedad renal crónica, la diabetes y el VIH pueden causar un nivel más alto de LDL
  • Raza: ciertas razas pueden tener un mayor riesgo de colesterol alto. Por ejemplo, los afroamericanos suelen tener niveles más altos tanto del bueno (HDL) como del malo (LDL) que los blancos.

Claves para reducir el colesterol

Obviamente, dependiendo de cuánto de alto estén situados los niveles, el especialista indicará si se debe tomar medicación o bien si no son niveles demasiado alarmantes, se optará por la vía más saludable, que será realizar cambios en la forma de vida adquiriendo hábitos saludables:

  • Hábitos nutricionales correctos: seguir una dieta saludable y equilibrada regulará la ingesta de grasas saturadas y trans. Lo más recomendable es ponerse en manos de profesionales para que esta dieta se transforme en parte de la forma de vida y que no sea algo temporal. De esta forma nos aseguraremos cambios de por vida.
  • Actividad física: llevar una vida activa debe ser algo fundamental. El sedentarismo es una epidemia en nuestra sociedad actual, es la causa de muchas enfermedades y por supuesto también puede influir en el aumento del colesterol malo. La OMS indica que es recomendable realizar un mínimo de 150 minutos a la semana de actividad física, si bien lo ideal son 300 minutos / semanales. Es muy importante mantener nuestro cuerpo en movimiento porque es su naturaleza, el sedentarismo nos restará años de vida y calidad de vida.
  • Control del peso: en el caso de padecer sobrepeso u obesidad, el hecho de reducirlo puede ayudar a reducir su colesterol malo (LDL)

Conclusiones

Todos debemos realizarnos controles y análisis cada cierto tiempo para vigilar nuestros niveles de colesterol y aquellos otros necesarios para que nuestra salud esté al 100%.

Detectar a tiempo unos valores negativos en el colesterol es fundamental para poder controlarlo a tiempo y tratar de evitar estar atados a medicación de por vida.

Tener unos hábitos de vida saludables te permitirá disfrutarla al máximo y con salud.

Cohens Fitness Club

+34961051526

info@cohensfitnessclub.com

San Vicente Mártir 174, bajo. 46007, Valencia.

Logo_footer   
 Cohens Fitness Club © 2018 | Aviso Legal.

Proudly powered by Ruth Cohen