por-que-no-pierdo-peso

Muchas personas que desean perder peso a toda costa se ven atraídas por dietas milagrosas con falsas promesas, o bien se restringen la alimentación más de lo que debieran pero no logran su cometido, tras estos esfuerzos les asalta la duda ¿por qué no pierdo peso? , pero si casi no como, ¿cómo es posible? Sigue leyendo y obtendrás la respuesta.

He probado muchas dietas, ¿por qué no pierdo peso?

El cuerpo humano es una máquina perfecta que se ha perfeccionado a lo largo de miles de años, adaptándose a cada periodo para poder afrontar todas las adversidades que se le presentan.

Estamos preparados para ahorrar energía, ya que nuestros antepasados no tenían siempre alimentos a mano y debían soportar períodos de hambruna.

La forma de ahorro de energía que presenta nuestro cuerpo es almacenarla en forma de grasa, te contamos cómo funciona para que lo tengas más claro y por qué es un error comer poco o casi no comer con el objetivo de perder grasa.

Acumular grasa como mecanismo de defensa ante el hambre

Cuando una persona comienza una dieta baja en calorías, la memoria genética de nuestro cuerpo se pone en marcha e interpreta esa poca ingesta como un periodo de hambre. Es ahí cuando el organismo comienza a ahorrar energía y lo hace de dos formas:

  1. Descenso del metabolismo: ralentizará el metabolismo para que el cuerpo pueda realizar sus funciones vitales con la poca energía que se le proporciona.
  2. Grasa de reserva: el cuerpo comienza a almacenar grasa en el tejido adiposo de reserva y además evitará que sea empleado, por lo que en el caso de que perdamos peso, no será precisamente de grasa.

El cuerpo comenzará a acumular grasa como mecanismo de defensa y por mucho ejercicio que realicemos, se resistirá a consumirla.

Por eso, cuantas menos calorías consumamos, mayor será la respuesta de los mecanismos de defensa. De ahí a que muchas personas que siguen dietas bajas en calorías lleguen a un estancamiento en el que no puedan perder más peso o incluso engorden a pesar de comer poco.

Las consecuencias negativas de las dietas hipocalóricas

Además de esa restricción calórica a la que exponemos a nuestro organismo y la acumulación de grasa, como se ha comentado anteriormente, el metabolismo desciende y nuestro cuerpo se acostumbra a gastar poca energía, por lo que necesitará muy poca para sobrevivir.

Salir de este bucle puede ser complicado ya que tendríamos que reprogramar nuestro cuerpo para que aprenda de nuevo a trabajar con más energía y así que el metabolismo se acelere.

Cuando se vuelve a una dieta equilibrada y adecuada en calorías, el cuerpo recibe energía con la que ya no contaba pero, al estar acostumbrado a ese ahorro, seguirá en su empeño de acumular grasas para evitar futuras restricciones calóricas.

De ahí el famoso efecto rebote, ya que hemos convertido a nuestro cuerpo en una máquina de ahorrar, por esto es porque aquellas personas que logran perder mucho peso con una dieta hipocalórica, al abandonarla recuperan ese peso perdido e incluso lo aumentan.

Conclusiones

¿Por qué no pierdo peso? Ya tienes la respuesta, tras leer este artículo habras conocido cómo funciona el cuerpo humano y cómo sería la forma correcta y saludable de perder peso.

Como has podido comprobar, comer poco no es la solución para pérdidas de peso, se deben seguir ciertos parámetros para que nuestro organismo funcione adecuadamente y convertirlo en una máquina eficiente, que aprenda a utilizar la grasa como energía y no a ahorrarla, eso no es fácil, no debes guiarte por dietas milagrosas en internet ni seguir la dieta de tu amigo/a.

Debes ponerte en manos de un profesional que te ayude a comprender tu cuerpo y cómo funciona, llevar estrategias nutricionales correctas y un programa de entrenamiento adecuado, así sí lograrás tus objetivos y además, con salud.

Cohens Fitness Club

+34961051526

info@cohensfitnessclub.com

San Vicente Mártir 174, bajo. 46007, Valencia.

Logo_footer   
 Cohens Fitness Club © 2018 | Aviso Legal.

Proudly powered by Ruth Cohen